¡Reduzca el riesgo cardiovascular! – NaturaVital

¡Reduzca el riesgo cardiovascular!

¡Reduzca el riesgo cardiovascular!

Su médico tratante evalúa su riesgo cardiovascular y le da el consejo higiénico-dietético para reducirlo. Cuando estas medidas son insuficientes, prescribe un tratamiento adicional.

RIESGO CARDIOVASCULAR: EL MÉDICO TRATANTE EN EL CORAZÓN DE LA EVALUACIÓN Y LA PREVENCIÓN

Su médico desempeña un papel importante en la prevención y evaluación individual del
riesgo cardiovascular.

Durante una consulta, analice su riesgo cardiovascularcon ellos y haga balance. Incluso si cree que no tiene factores de riesgo, no pase por alto este intercambio.

Su médico tratante tiene en cuenta los parámetros de su vida, así como los posibles riesgos (edad, presión arterial, niveles de colesterol, antecedentes familiares, tabaquismo, etc.) para estimar su riesgo cardiovascular general.

Luego le da consejos sobre cómo cambiar su estilo de vida y le receta, si es necesario, medicamentos complementarios.

BUENOS HÁBITOS ALIMENTICIOS PARA REDUCIR EL RIESGO CARDIOVASCULAR

No es necesario seguir una dieta estricta para reducir sus factores de riesgo cardiovascular.  Solo tiene que seguir algunos consejos dietéticos básicos:

  • Evite una dieta demasiado alta en grasas. Por ejemplo, prefiera las carnes blancas y las verduras a los embutidos o las carnes rojas que se comen en exceso.
  • Cuidado con los platos preparados (industriales). A menudo son demasiado ricos en azúcares, grasas y sal. Lo mejor, en la medida de lo posible, es preparar sus propios platos y recetas.
  • Tenga cuidado con la comida fuera de las comidas principales. Asegúrese de comer todo y de una manera equilibrada durante las comidas para que no se sienta hambriento.
  • Elija hacer al vapor en lugar de mantequilla o freír. También cuidado con los platos cocinados a fuego lento en salsa, alto en grasa.
  • Coma una dieta equilibrada tanto como sea posible, comiendo pescado, frutas y verduras con frecuencia, y centrándose en el aceite de oliva.
  • Modere su consumo de alcohol. No exceda los 10 vasos de alcohol estándar por semana sin exceder 2 bebidas estándar por día y tenga días en la semana sin consumo.

Al limitar la ingesta de grasas y azúcares, evite el exceso de peso que obliga a su corazón a
trabajar más, lo que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Vasos de alcohol estándar

Para ayudarle a comer una dieta más equilibrada, consulte la siguiente tabla, que es consistente con los objetivos del Programa Nacional de Nutrición para la Salud.

Sus puntos de referencia de consumo e indicadores nutricionales
(objetivos del Programa Nacional de Nutrición para la Salud)

Tipo de alimento Consumo Consejo
Frutas y verduras Al menos 5 al día – En cada comida y en caso de pequeños vacíos.
– Crudos, cocidos, naturales o preparados. – Frescos, congelados o enlatados.
Panes, cereales, patatas y legumbres En cada comida y de acuerdo con el apetito – Favorezca alimentos integrales o pan integral.
– Centrarse en la variedad.
Leche y productos lácteos (yogures, quesos) 3 por día Privilegiar la variedad.
Privilegiar los quesos más ricos en calcio, menos grasos y menos salados.
Carne y aves de corral, productos marinos y huevos De 1 a 2 veces al día – Menos que el acompañamiento.
Carnes: centrarse en la variedad de especies y las piezas menos grasas.
– Peces: al menos dos veces por semana.
Grasas añadidas Limitar el consumo – Preferir las grasas vegetales (aceites de oliva, aceite de colza…)
– Favorecer la variedad.
– Limitar las grasas de origen animal (mantequilla)
Productos dulces Limitar el consumo Cuidado con las bebidas azucaradas Atención a los alimentos grasos y dulces al mismo tiempo (bollería, cremas de postre, chocolate, helados…)
Bebidas Agua a voluntad – Durante y fuera de las comidas.
– Limitar las bebidas azucaradas (prefiera bebidas light).
– Bebidas alcohólicas: no exceda las 2 copas de vino (10 cl) por día para las mujeres y 3 para los hombres.
– 2 copas de vino equivalen a 2 cervezas pequeñas o 6 cl de alcohol fuerte.
Sal Limitar el consumo – Prefiera la sal yodada.
– No resale antes de degustar.
– Reduczca la adición de sal al agua de cocción.
– Limite los quesos, la charcutería mas salada y los productos aperitivos salados.
Actividad física Al menos media hora de caminata rápida por día – Para integrarse en la vida cotidiana (caminar, subir escaleras, montar bicicleta…)

NO FUME PARA REDUCIR EL RIESGO CARDIOVASCULAR

Fumar disminuye sus capacidades respiratorias y cardíacas durante el ejercicio. Su cuerpo está menos oxigenado y sus músculos menos eficientes.

Los cigarrillos también cancelan la protección natural contra el riesgo de enfermedad
cardiovascular que se benefician las mujeres hasta la menopausia, gracias a las hormonas.

Al dejar de fumar, usted está tomando medidas para mejorar su salud. ¡Nunca es demasiado tarde!
Los beneficios de dejar de fumar ocurren casi inmediatamente, y luego de manera
durable.

Los beneficios existen independientemente de su edad al momento de dejar de fumar:

  • Después de un año sin tabaco, el riesgo de ataque cardíaco disminuye a la mitad y el riesgo de accidente cerebrovascular es tan alto como el de un no fumador;
  • El riesgo de cáncer de pulmón disminuye cuando el tabaquismo se detiene. Esta reducción del riesgo es aún más importante cuando se detiene temprano, pero también es significativa si se detiene más tarde: a los 75 años, el riesgo acumulado de muerte por cáncer de pulmón es del 16% para aquellos que continúan fumando, del 6% para aquellos que dejan de fumar a los 50 años, y solo del 2% para aquellos que han dejado de fumar a los 30 años;
  • Dejar de fumar a los 40 años aumenta la esperanza de vida en 7 años, dejar de fumar a los 50 años mejora la esperanza de vida a los 4 años y dejar de fumar a los 60 años mejora la esperanza de vida en 3 años.

MOVERSE PARA REDUCIR EL RIESGO CARDIOVASCULAR

Es indispensable practicar una actividad regular y disminuir su sedentarismo.

Los beneficios son muchos: limita su aumento de peso, reduzca el riesgo de diabetes y presión
arterial alta, limita el nivel de grasa en la sangre.  Y, al hacerlo, reduzca su riesgo cardiovascular.  

Para estar activo, es importante:

  • Practicar regularmente la actividad física de diferentes tipos y en todas las situaciones cotidianas: moverse, tomar escaleras, hacer mantenimientos en el hogar… El ejercicio no se limita al deporte. Por lo tanto, puede tomar muchas formas, incluyendo caminar, actividades profesionales, domésticas y algunas actividades de ocio. La actividad física debe ser regular para tener un efecto positivo en la salud. Esta es la razón por la que se recomienda hacer ejercicio al menos cinco días a la semana, e idealmente todos los días.
  • Disminuir los comportamientos sedentarios porque es la combinación de aumento de la actividad física y reducción del tiempo sedentario que produce los efectos más beneficiosos para la salud.

Estos son algunos ejemplos:

  • Prefiera las escalones a la escalera eléctrica o al ascensor;
  • Hacer viajes cortos a pie en lugar que un coche o transporte público;
  • Anímese a caminar en su tiempo libre;
  • Tratar de obtener actividad física todos los días. Este es el caso cuando camina al menos 30 minutos al día o mantienes su hogar (aspiración, jardinería, etc.).

Actividad física

Actividad física de baja a alta intensidad

Intensidad Tipo de actividad
Baja Caminar lentamente, lavar los platos, planchar, desempolvar, bricolaje, mantenimiento mecánico, riego en el jardín, petanca, billar, bowling, ping pong, baile de salón…
Moderada Paseo rápido (un buen paso, de 5 a 6,5 km/h), subir escaleras lentamente, lavar  las ventanas o el coche, pasar la aspiradora, jardinería ligera, recogida de hojas, «aeróbicos», bailar (rock, disco…), bicicleta de ocio (15 km/h) o nadar por «placer», aquagym, esquí alpino, frisbee, vela, bádminton, golf…
Alta Caminata rápida (más de 6,5 km/h) o con caída vertical, senderismo hasta la mitad de la montaña, montar rápido las escaleras, cavar, mudarse, trotar, ciclismo de montaña, natación «rápida» (20 km/h), salto de cuerda, fútbol, baloncesto, voleibol (y la mayoría de los juegos de pelota colectivos), deportes de combate, tenis, squash, escalada…

MEDICAMENTOS:
UN SUPLEMENTO A VECES NECESARIO PARA REDUCIR EL RIESGO CARDIOVASCULAR

Cambiar su estilo de vida es esencial, pero a veces no es suficiente. A continuación, el médico
tratante puede recetarle medicamentos para limitar las complicaciones
cardiovasculares.
 

Si su presión arterial es demasiado elevaa

Solo el tratamiento antihipertensivo de por vida puede controlar eficazmente la presión
arterial alta. Su médico le recetará el que mejor se adapte a usted.

Si el colesterol es demasiado alto

Si, a pesar de un buen estilo de vida (dieta adaptada y actividad física), sus niveles de
colesterol siguen siendo altos, el médico le recetará un tratamiento llamado «hipolipidémico».
Estos medicamentos pueden:

  • o reducir la absorción de grasas por el intestino durante la digestión,
  • o «atrapar» las grasas que circulan en la sangre,
  • o bloquear la producción de colesterol del hígado.

Si tiene diabetes

A veces, una dieta equilibrada y una actividad física no son suficientes
para mantener niveles adecuados de azúcar en la sangre. En este caso, el médico puede recetarle medicamentos que le ayudarán a controlar su
diabetes.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>