Receta: Merluza en «sésamo y eneldo» – NaturaVital

Receta: Merluza en «sésamo y eneldo»

Receta: Merluza en «sésamo y eneldo»

Para 4 personas / Preparación: 10 min / Cocina: 8 min 

Receta adecuada para personas con diabetes.

Ingredientes

  • 4 filetes de merluza (100g a 120g por persona)
  • 100g de sésamo rubio
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 pequeño manojo de eneldo
  • Sal, pimienta

Preparación

Haz un aderezo con aceite, jugo de limón, sal y pimienta.

Agregue el eneldo cortado.

Coloque las semillas de sésamo en un plato poco profundo.

Unte los filetes de merluza con la vinagreta de eneldo, luego enrolle los filetes en las semillas de sésamo.

Caliente una sartén antiadherente a fuego alto para dorar los filetes.

Reduzca la temperatura de cocción y cocine durante unos 2 minutos a cada lado, asegurándose de no quemar el sésamo.

Cuando el pescado esté cocido, córtelo en rodajas y añada el aderezo de eneldo restante.

El consejo del experto

Esta receta es ideal para acompañar con una ensalada, también se puede hacer con otros pescados de carne firme como pez espada, bacalao, atún… Dependiendo de la temporada de pesca, el precio del pescado fresco cambia. Un pez en mitad de la temporada es más sabroso y más asequible.

Algunos ejemplos de «pescado de temporada»: en verano, elija atún, sardinas o caballa en su lugar. En invierno, elija el arenque, merluza, platija, eglefino. En todas las estaciones, se puede disfrutar de bacalao, besugo o escarcho.

LOS PECES

El pescado es esencial para una dieta equilibrada y variada. Puede ser caro, pero algunos peces como caballa, arenque o sardinas son asequibles. Cuando está congelado o enlatado, el pescado es más accesible y conserva la mayoría de sus cualidades nutricionales: sin carbohidratos (azúcar), alto contenido proteico de origen animal de «alta calidad», vitamina D en particular.

Al ir de compras, saber distinguir el pescado magro (merluza, eglefino…) y pescado graso (atún, sardina, salmón…) Para equilibrar la ingesta de grasa, es bueno alternar entre los dos. Pescado graso porque contienen grasas insaturadas: «grasas buenas» que ayudan a limitar el riesgo de enfermedad cardiovascular. Pescado magro para cuidar de su peso.

Es mejor comer pescado ahumado más raramente porque son más salados. En la mesa, se deben evitar las grasas (frituras, salsa, mayonesa). Lo ideal es cocinar el pescado al vapor, y por qué no con hierbas y especias, en el horno, a la parrilla, en el caldo de corte, en el microondas, en la plancha o en papel de aluminio (envuelto en papel aluminio).

¡Buena pesca!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>