Menopausia: definición, síntomas y diagnóstico – NaturaVital

Menopausia: definición, síntomas y diagnóstico

Menopausia: definición, síntomas y diagnóstico

La menopausia es el período de la vida de una mujer marcado por el cese de la ovulación y la desaparición de la menstruación. Una fase de perimenopausia la precede. Sofocos, fatiga, irritabilidad, trastornos del sueño… se encuentran entre los muchos síntomas que aparecen en la menopausia.

¿QUÉ ES LA MENOPAUSIA?

La menopausia es el período de la vida de una mujer cuando la regla (menstruación) se detiene permanentemente. Ocurre generalmente entre la edad de 45 y 55 y generalmente alrededor de la edad de los 50 años.

La menopausia es un fenómeno natural. Ocurre cuando los ovarios detienen su secreción hormonal (estrógeno y progesterona) y la formación de un óvulo cada mes. Se dice que la menopausia es verdaderamente «instalada» cuando la menstruación ha estado ausente durante un año.

Los problemas potenciales con la menopausia son de dos tipos:

  • Los síntomas que causa (sofocos, insomnio, fatiga, irritabilidad…),
  • Y el aumento del riesgo de ciertas enfermedades (osteoporosis, enfermedades cardiovasculares).

¿Cómo explicar la aparición de la menopausia?

Al nacer, cada niña nace con un stock limitado de folículos ováricos. Durante su llamado «período de actividad genital» desde la pubertad hasta la menopausia, cada mujer tiene ciclos menstruales durante los cuales la fertilización es posible.

El ciclo menstrual se compone de 2 fases separadas por la ovulación:

  • La fase folicular se prepara para la ovulación. Durante esta fase, la hormona folículo estimulante (FSH), fabricada por la glándula pituitaria, estimula los folículos ováricos para producir un óvulo maduro. También promueve la secreción por los folículos de estrógenos que actúan sobre el engrosamiento de la mucosa uterina y la consistencia del moco cervical.
  • La ovulación es causada por un aumento en el nivel de la hormona luteinizante (pico de LH), bajo la acción de los estrógenos, lo que resulta en la ruptura del folículo y la liberación del óvulo maduro.
  • La fase lútea es el período entre la ovulación y el inicio de la menstruación. Después de la ovulación, el folículo transformado en un cuerpo lúteo produce progesterona, que ayuda a fortalecer la mucosa uterina para la implantación.
  • Si el óvulo no se fertiliza, el cuerpo lúteo atrofia y los niveles de progesterona caen bruscamente en un contexto de baja producción de estrógenos. Como resultado, la capa superficial de la mucosa uterina se desprende y se elimina. Estas son las reglas que firman el inicio del próximo ciclo.

Esta secuencia de ciclos tiene lugar hasta el final de la reserva folicular. Cuando no hay más folículos ováricos, por lo que no más ovulación, las producciones hormonales de progesterona, entonces los estrógenos se detienen. Este es el comienzo de la menopausia.

Mecanismo de aparición de la menopausia

La menopausia es un evento natural en el proceso de envejecimiento de las mujeres. Marca el final del ciclo menstrual de las mujeres y su capacidad para procrear.

Durante los años de fertilidad de la mujer, hormonas como el estrógeno y la progesterona fluctúan en un ciclo continuo con el fin de preparar el cuerpo femenino para la menstruación, concepción y embarazo.

Cuando esta liberación repetida de hormonas disminuye, comienza la menopausia. La menopausia ocurre naturalmente, generalmente alrededor de la edad de los 50 años, o antes si es el resultado de la extirpación de los ovarios.

Los síntomas varían de una mujer a otra. Algunos tienen pocos o ningún, mientras que otros tienen una variedad de intensidad media a severa. Los síntomas de la menopausia incluyen la ausencia de menstruación mensual, sequedad vaginal, sofocos y cambios de humor.

Debido a los niveles más bajos del estrógeno, las mujeres posmenopáusicas tienen un factor de riesgo creciente para la osteoporosis y la enfermedad cardíaca. Los pacientes y su médico deben discutir los riesgos y beneficios de la terapia de reemplazo hormonal.

ANTES DE LA MENOPAUSIA: PERIMENOPAUSIA

La menopausia se establece gradualmente después de un período crucial: la perimenopausia, que puede durar de dos a cuatro años.

La perimenopausia se manifiesta como:

  • una alternancia de ciclos cortos y largos: los períodos son irregulares;
  • un síndrome premenstrual (antes de la menstruación): los senos están tensos y el estado de ánimo es irritable;
  • los primeros sofocos y sudores nocturnos.

Estos síntomas ocurren, en general, alrededor de los 47 años y se deben a una deficiencia de la hormona progesterona, una de las principales hormonas femeninas. La secreción de estrógenos se conserva.

La posibilidad de embarazo disminuye con la edad, pero el embarazo sigue siendo posible hasta la menopausia. Dado que la edad de la menopausia varía de una mujer a otra y no se puede determinar individualmente, la anticoncepción debe continuar hasta que la menopausia sea segura.

SÍNTOMAS DURANTE LA MENOPAUSIA

La menopausia suele ir acompañada de los llamados trastornos climatéricos (síntomas que acompañan a los cambios hormonales asociados al cese de la función ovárica) cuya intensidad varía según las mujeres. Estos síntomas se deben a la deficiencia hormonal de estrógenos y progesterona. No son sistemáticas y algunas mujeres escapan de ellas por completo.

Estos trastornos climatéricos son:

  • sofocos o enrojecimiento (presente en siete de cada diez mujeres). Estos eventos toman la forma de:
    • La aparición voluble de escalofríos, temblores, una sensación de incomodidad y mareos,
    • Una sensación repentina de calor intenso, que se eleva desde el torso hasta la cara y el cuello y seguida de enrojecimiento,
    • Palpitaciones, sudores pesados y escalofríos, que preceden a una vuelta a la normalidad.

Breves, sofocos rara vez duran más de unos pocos minutos. Pueden ser ocasionales u ocurrir varias veces por hora. Ocurren principalmente por la noche e interrumpen el sueño. También aparecen durante el día: luego se ven favorecidos por el calor ambiental, la toma de una comida, el alcohol, el ejercicio y la emoción. Están presentes durante unos meses, pero a veces duran varios años;

  • sudores nocturnos aislados sin sofocos;
  • una sequedad vulvo-vaginal;
  • trastornos urinarios: irritaciones más frecuentes o infecciones del tracto urinario, fuga urinaria, necesidad frecuente de orinar;
  • dolores de cabeza, fatiga, insomnio, irritabilidad, ansiedad;
  • dolor articular, difuso y cambiante, más marcado por la mañana y disminuyendo después de que la mañana se deshaga.

Algunos trastornos climatéricos como sofocos, sudores, fatiga… puede ser transitorio, pero a veces persisten durante la menopausia.  Otros son de larga duración, como la sequedad vaginal y los trastornos urinarios.

DIAGNÓSTICO DE LA MENOPAUSIA

El diagnóstico de la menopausia se basa en la ausencia de menstruación durante 12 meses en una mujer de unos 50 años de edad. Ningún examen es, a priori, necesario en este caso.

En caso de duda, el médico puede recurrir a la «prueba de progesterona». Esto implica la prescripción de esta hormona 10 días al mes, durante tres meses seguidos. Si es una menopausia, el período no reaparece.

Las dosis hormonales son más a menudo inútiles porque tener en cuenta la edad y los síntomas clínicos es suficiente.

¿Cómo se llama menopausia temprana?

La menopausia temprana ocurre antes de los 40 años. Esto puede ser espontáneo (de origen genético) o causado por el tratamiento de alguna:

  • cirugía (extirpación de los ovarios, por ejemplo),
  • quimioterapia
  • radioterapia.

En este caso, la terapia de reemplazo hormonal se prescribe en ausencia de contraindicación hasta la edad de 50 años, para evitar complicaciones.

UNA VEZ ESTABLECIDA LA MENOPAUSIA, PUEDEN APARECER PROBLEMAS DE SALUD

Los problemas de salud pueden establecerse gradualmente durante la menopausia. Un seguimiento médico permite detectarlos rápidamente y cuidarlos.

Estos problemas de salud pueden ser:

  • sequedad vaginal responsable de:
    • trastornos sexuales: dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia) y disminución de la libido (deseo sexual),
    • vaginitis «no infecciosa»;
  • trastornos genitourinarios: fuga urinaria y  cistitis  aguda recurrente, prolapso genitourinario;
  • una tendencia al sobrepeso con una disminución de la masa muscular y un aumento de los tejidos grasos con un cambio en la distribución de las grasas que se acumulan principalmente en el estómago (y mucho menos en los muslos y las nalgas);
  • una pérdida de la flexibilidad de la piel que se vuelve más seca y trastornos del sistema capilar: pérdida de cabello, crecimiento excesivo del cabello;
  • osteoporosis: el riesgo aumenta después de la menopausia. La pérdida ósea se acelera debido a la disminución en la capacidad del cuerpo para producir tejido óseo. Esto aumenta el riesgo de fractura de muñeca, fractura de cuello femoral o asentamiento vertebral. La osteoporosis afecta a una de cada cuatro mujeres posmenopáusicas;
  • problemas cardiovasculares. El riesgo cardiovascular aumenta después de la menopausia: de hecho, la protección natural por las hormonas desaparece y ciertos factores como el tabaco o el sobrepeso acentúan este riesgo.

¿Por qué ganamos peso durante el período de la menopausia?

Entre los 42 y los 50 años, el aumento de peso promedio es de 0,8 kg por año e incluso de 1,5 kg para el 20% de las mujeres.

Se trata de lo siguiente:

  • La caída de estrógenos responsables del aumento de la masa grasa y la disminución de la masa muscular;
  • Disminución de la actividad física y el gasto energético;
  • A veces nuevos hábitos alimenticios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>